ANGELA BRETAS
ESPAÑOL
TEXTOS
 
TEXTO

BUSCANDO UNA INSPIRACIÓN...
Hoy parecía ser un día como otro cualquiera, me senté aquí para intentar escribirles a ustedes, lectores... pero la inspiración no vino, a veces ella desaparece, se desvanece y me torna inepta para escribir. Me levanté y decidí dar un paseo por las cercanías y así intentar ir en busca de algo que pudiera hacerme sentir inspirada, algo que yo misma no sabía con certeza... ¿Saben como es cuando uno se queda medio perdido, sin tema? Así es, a pesar de ser un lindo día, sol fuerte, cielo azul, ella (la inspiración), estaba escondida y no quería aparecer. Pero yo sabía que más tarde o más temprano ella aparecería... Salí caminando, y a cada paso que yo daba, ella llegaba furtivamente, de formas diferentes, primero pasó un auto veloz y recordé que estamos siempre corriendo, siempre con prisa y a veces es por eso que no tenemos tiempo de mirar un poco dentro de nosotros mismos, y ver que podemos dedicar un poquito de nuestro tiempo para ir en busca de algo que nos inspire... Me senté en la orilla de un lago, y al contemplar algunos patos y cisnes que nadaban tranquilamente, me transporté hasta ellos y me dio ganas de salir nadando... de salir volando... e ir al encuentro de la sensación de libertad, consiguiendo ultrapasar fronteras, ríos y mares, al encuentro de mi misma. Miré el mismo cielo azul, y en este cielo nubarrones comenzaban a aparecer en el horizonte, y tuve conciencia de que nosotros, los humanos, muchas veces dejamos que las nubes negras se apoderen de nuestra alma, de nuestra mente y no hacemos nada para que ellas se disipen, dejamos que el cielo de nuestro ser se ponga nublado por no saber como perdonar, por no tener coraje de pedir disculpas, por no creer en la amistad sincera, por no valorar lo que nos dan.

Con miedo de que comenzase a llover, retorné por el mismo camino, y otra vez la inspiración vino a decirme que muchas veces dejamos que el miedo nos domine y no tenemos coraje de enfrentar las situaciones, no nos quedamos a ver lo que podrá suceder, no le damos chance al curso natural de la vida, pues escuchamos la voz insistente del miedo en primer lugar. Muchas veces este miedo nos priva de varias oportunidades, en mi caso, me estaba privando de quedarme allí sentada admirando el bello paisaje...

En los pocos minutos en que fui a buscar algo que me inspirase, conseguí darme cuenta que la inspiración está dentro de uno, y que lo que la hace aparecer es solamente nuestra capacidad de leer las pequeñas y simples cosas que nos rodean... es nuestra capacidad de sentir el mundo girando alrededor nuestro... de percibir que el tiempo pasa a cada segundo... de intentar, junto a este mundo rodando y este tiempo pasando, usar nuestra imaginación y crecer, notar, sentir, ver, buscar y encontrar lo que estamos buscando...


Y así llegué aquí y conseguí transmitirles a ustedes, lectores, un poco de lo que conseguí captar en sólo algunos minutos en que me dispuse a ir en busca de una inspiración. ¿Y ustedes ya han ido al encuentro de la suya hoy? No es preciso ir muy lejos... ¡Basta mirar dentro de sí!